Click!
Lunes, 27 de noviembre de 2006
Registro Hemeroteca

en

CULTURA Y ESPECTÁCULOS

CULTURA Y ESPECTÁCULOS
Un artista en el rebalaje
Eugenio de la Torre confiesa que nunca ha comprado un lienzo. Sus obras nacen de las raíces, maderas, cuerdas y redes que encuentra en las playas. «Lo que me da el mar se lo dedico a la tierra». Así resume su filosofía de trabajo
Un artista en el rebalaje
EXPOSICIÓN. Una retrospectiva de este artista puede verse hasta el próximo jueves en Torremolinos.
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar
BIOGRAFÍA
Origen: Moral de Calatrava, Ciudad Real, 1955.

Formación: Se considera un autodidacta. «Desde joven trabajo los materiales que encuentro», dice.

Trayectoria: Ha expuesto en distintas salas de la provincia. Reproducciones a gran escala de sus esculturas pueden verse en varias rotondas de Benalmádena. En Madrid tiene varios murales en centros comerciales y fachadas.

Exposición: Hasta el próximo jueves, el Centro Cultural Pablo Ruiz Picasso de Torremolinos acoge una retrospectiva, con alrededor de 50 obras entre esculturas y pinturas.

Publicidad

«LO que me da el mar se lo dedico a la tierra. Porque lo que me da la tierra es casi siempre para el mar». Con esta metáfora resume Eugenio de la Torre (Moral de Calatrava, Ciudad Real, 1955) su manera de relacionarse con el arte y afrontar la tarea de crear piezas, principalmente esculturas, a partir de materiales, aparentemente tan poco útiles, como las raíces de árboles, los remos, las redes o las cuerdas que pueden aparecer en la orilla del mar tras un temporal. Este auténtico artista del rebalaje se considera un autodidacta, porque como él dice: «Que yo recuerde, me dedico a esto desde siempre».

Según De la Torre, «el arte tiene espíritus perdidos que debemos buscar». Bajo esta filosofía se desarrolla el mundo creativo de este artista, que confiesa que en su vida ha comprado un lienzo. «Recurro a materiales de reciclado, como telas de sacos, cuando deseo plasmar mis ideas sobre una superficie plana», detalla De la Torre. «El último lienzo que pinté fue en 1971 y creo que fue uno que me encontré por ahí», explica este autodidacta del arte, que en las tres últimas décadas de su vida ha confeccionado alrededor de medio millar de piezas, sobre todo esculturas.

Vida junto al mar

Entre sus materiales preferidos están los trozos de metales, las piedras, las cuerdas y maderas. «Los trabajo y los moldeo durante horas en mi taller, pero al final, los materiales siguen ahí, con su esencia original», apunta De la Torre. Y es que su piezas, aunque salidas del mar pueden convertirse en auténticos animales de tierra, como es el caso de 'Rinoceronte'. A base de maderas de pino, limón, haya y roble, la pieza representa una cabeza de este gigante de la sabana.

Entre los motivos de inspiración en las obras de Eugenio de la Torre, está, como no podía de ser de otra forma, los aspectos marinos: esculturas de barcos, con o sin velas, murales, acuarelas y grabados. Pese a haber nacido en tierras de Castilla, su vida siempre ha estado ligada al mar. No en vano, lleva viviendo en una finca de Almayate, en Vélez-Málaga, desde hace tres décadas. Es allí, cerca del mar, donde mejor encuentra la inspiración. La Manganeta es el nombre de un taller-vivienda en el que De la Torre despliega todo su arte.

A menudo, cruza hasta la playa, junto a la desembocadura del río Vélez, un espacio en el que encuentra materiales para su trabajo. «Ahora le tengo echado el ojo a una vieja raíz de olivo. A veces tengo que pedir ayuda a un camión-pluma para poder trasladar las piezas hasta mi casa», señala este escultor, que en otras etapas de su vida vivió en Toledo y Madrid.

En la capital de España tiene expuestos varios murales y esculturas en centros comerciales y reproducidos en fachadas. Obras suyas hay también en varias rotondas de Benalmádena. Una de las más espectaculares se sitúa en la subida a Benalmádena pueblo, y reproduce un barco, con sus redes y sus velas.

Muestra en Torremolinos

«Esculturas, murales, estructuras para marquesinas y todo aquello que roza el arte me llama y yo voy», apunta De la Torre, que considera que un artista «nunca llega». «Cuando creo que estoy llegando, descubro que falta mucho por aprender. Y cuando aprendo algo nuevo aún me falta más. Esto nunca se acaba», afirma.

Aunque no sea un punto de llegada, ahora, el Centro Cultural Pablo Ruiz Picasso acoge una retrospectiva de las obras que Eugenio de la Torre ha confeccionado en las tres últimas décadas. Una muestra en la que se han reunido medio centenar de piezas, principalmente esculturas, aunque también hay acuarelas, murales y algunos grabados.

 
Vocento

Contactar |Staff | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master El Correo | Club Lector 10